La versión mejorada de ti necesita energía.


Los vetados


Para Montse Bradford la cosa es muy clara: “si lo que realmente deseamos es obtener una buena calidad de vida, armonía y estabilidad, uno de los primeros pasos es reflexionar qué clase de efectos y energía generan los alimentos que comemos al menos tres veces al día”.


Entonces, explica que dentro de la cocina energética existen algunos productos que no son bienvenidos, esto porque hay que considerar que “todo alimento nos genera un efecto, tiene su fuerza vital – ki – y de acuerdo a la cantidad y de la forma en que lo consumimos, nos ofrecerá una reacción y energía diferentes”, explica.


Así, algunos de los alimentos – o grupos de ellos – que no son utilizados dentro de la cocina natural y energética son a juicio de la especialista española “el grupo de las grasas, el consumo diario de azúcares refinados; el exceso de crudos, frutas ácidas y tropicales; el consumo regular de solanáceas (tomate, papa, berenjena, pimiento), lácteos blandos (mantequilla, leche, yogur, nata), estimulantes como el café y las bebidas gaseosas, el alcohol y los vinagres”.


Montse Bradford menciona que los alimentos que “producen una sangre ácida y con ello reacciones extremas a nivel físico, emocional y mental” no están presentes en la cocina energética. En cambio sí son utilizados aquellos que “nos refuerzan, nos ayudan a mantener un pH de la sangre ligeramente alcalino y no nos desmineralizan”.


Serán entonces estos extremos los que hay que evitar, ya que lo más probable es que no saquemos beneficios de ellos, pues tal como expresa Montse, “mientras el consumo de grasa saturada nos tensará y bloqueará el hígado, generando tensión y emociones cerradas, fuertes y de exceso, los alimentos o bebidas de efecto opuesto que nos enfríen y desbloqueen, nos debilitarán, especialmente en el área del sistema nervioso y riñones, cosa que nos hará sentir sin energías, apáticos y con el sistema inmunológico débil”, sostiene.


Prefiramos los alimentos locales

Para Joyce Garcés es muy importante que las personas que practiquen la cocina energética recurran a alimentos propios de su país, puesto que será en su tierra donde se concentre la energía que de alguna manera estará en sintonía con sus habitantes.

“Hay muchos productos que nos van a servir como ingredientes y que provienen de otros lados, pero si hay algo fundamental es usar nuestros productos”, asevera.

De esta manera, destaca entre los elementos chilenos a algunos endulzantes naturales como el arrope de uva y la chancaca; la quínoa orgánica, el mote, la chuchoca, los piñones mapuches, el tubérculo topinambur (papa chilota); gran cantidad de pescados frescos, entre otros.


Así, ir hacia una alimentación consciente y estar atentos a las necesidades de todos los cuerpos del ser humano (físico, emocional y mental), es muy importante junto con comprender la reacción que la comida tiene en nosotros. Al respecto Montse Bradford dice que lo esencial es “no comer en forma compulsiva, sino que a conciencia y con libertad”.


Fuente: Punto Vital Julio 2010 ©

InicioMisión  Soporte Contacto Blog 

©2020 YOULOSOPHY SL

Mi publicación (1).jpg